Hay momentos para reflexionar

Pasamos nuestra vida tomando decisiones, cada una de estas determinando el rumbo que tomará nuestra vida. Cada decisión puede marcar nuestro camino. Cada piedra en el camino puede proporcionar la oportunidad de demostrarnos quienes somos. No importa el camino que tomamos, no encontraremos nuestro camino sin conocernos.

Durante nuestro viaje por la vida nuestro camino se entrelaza con los caminos de todos aquellos con quienes interactuamos. En ocasiones encontramos compañeros de viaje. A veces disfrutamos la breve compañía de otros viajeros y en cada una de estas situaciones debemos aprender algo. Todo aquel que nos acompaña en nuestro camino nos presentara oportunidades para aprender. Aprendemos de los demás, nuevas perspectivas, lecciones, e incluso aprendemos sobre nosotros mismos.

Una observación interesante que debo mencionar en mi metáfora del caminante es que no hay un solo camino. Existen tantos caminos como hay ideas y sueños. Podemos cambiar nuestro trayecto en cualquier momento. No pienso implicar que esto es sencillo, pero sí es posible. Nuestro camino no es más que la colección de direcciones que hemos decidido vivir. Por lo tanto, con cada decisión que tomamos escogemos un posible camino sobre el otro. En ocasiones, rechazamos más de uno.

Como toda excursión, los momentos críticos en nuestra aventura son aquellos en los que nuestro camino actual parece terminar abruptamente y se divide. Es en este momento que debemos reflexionar profundamente. Es en estos momentos que la vida nos otorga la oportunidad de crecer, de tomar un rumbo desconocido y descubrir un nuevo significado. Si logramos reflexionar tomaremos decisiones que, independientemente de ser buenas o malas, nos enseñarán lo que necesitamos ver. Cuando llegamos a estos momentos críticos tomaremos nuestras decisiones y comenzaremos las nuevas sendas por las que caminaremos hasta la próxima intersección.

Direction

Anuncios

One Response to Hay momentos para reflexionar

  1. Sira dice:

    A lo largo del camino por la vida tomamos rutas nuevas y senderos excitantes que nos ayudan a darle perspectiva a los sucesos que componen lo que será el libro de nuestra RUTA por la vida. No hay nada malo en desviar rumbos y experimentar nuevas vías, lo que nunca hay que olvidar es que debe haber una DIRECCION que queremos encontrar. Siempre y cuando se tenga una noción general de A DONDE se dirige nuestra vida no debemos dudar en experimentar con la travesía.
    Como bien dice el señor OBSERVADOR, en nuestros caminos encontramos paisajes hermosos pero también obstáculos y sendas pedregosas. Lo importante es escudriñar entre esas trabas los tesoros maravillosos que harán que encontermos nuestro verdadero YO.
    No creo que haya decisiones “buenas” o “malas”, todo depende del cristal con que se mire…ya lo había dicho en algún momento, una decisión es solo un “EDUCATED GUESS”. SUERTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: